Flamentex

Cuidado de tejidos

Antes de adentrarnos en cualquier recomendación para el cuidado de tejidos, es importante tener en cuenta las indicaciones, señaladas en las etiquetas. Y frente a cualquier duda, puedes consultar con los profesionales de Flamentex.

A la hora de cuidar los tejidos, es muy importante hacer dos grandes diferencias, según si son: 

  • Fibras naturales, ya sean vegetales o animales.
  • Fibras artificiales o sintéticas.

Así como, si son de color blanco, pálido o intenso, para mantener la viveza del color.

Otros aspectos para tener en cuenta en si podemos usar centrifugado, secadora y temperatura de planchado.

Normas de lavado, según tejido

  • Algodón: es uno de los materiales más usado y de fácil lavado. Permite altas temperaturas y centrifugado largo, aunque a mayor temperatura, más posibilidades de que pueda encoger. Se puede planchar a alta temperatura.
  • Lino: este material se ve favorecido con el lavado, ya que se renueva la capa exterior de la fibra, dándole brillo y suavidad. Sin embargo, cuanto más agresivo sea el detergente y más temperatura, el deterioro del tejido será más rápido. Se recomiendan detergentes neutros sin blanqueantes y sin lejía. Así mismo, para facilitar el planchado, se recomienda limitar el centrifugado, aunque no afecta en linos suaves. Para la plancha, admite temperaturas altas y es recomendable plancharlo cuando aún está húmedo.
  • Seda: conocido por su delicadeza, se recomienda lavar a mano o, en su defecto, a máquina con programas para prendas delicadas, en frío y con jabón neutro. Se recomienda evitar centrifugado y secadora y para el secado, en horizontal y a la sombra.
  • Rayón: también llamado “seda artificial”, se puede lavar a máquina a temperatura máxima de 30ºC, sin centrifugado ni secadora para evitar deformaciones. Plancha a temperatura baja/ media y posibilidad de lavar en seco, según indicación de la etiqueta.
  • Lana: procedente de fibra animal, este tejido debe lavarse en frío con programa delicado. A mayor temperatura, más puede encoger el tejido. No usar centrifugado ni secadora y tender en horizontal, para no deformar el tejido. En cuanto al planchado, seguir las indicaciones de la etiqueta.
  • Poliéster: tejido resistente per se, admite lavadora con temperaturas medias, salvo indicaciones de la etiqueta. Así mismo, también admite centrifugados, secadora y plancha, ambos a baja temperatura.
  • Tejido vaquero: material resistente donde los haya, en este caso la precaución recae en asegurarnos que la prenda no destiñe, por lo que se recomienda lavarla por separado y del revés (para evitar manchas en la misma prenda). Permite centrifugado y plancha, preferiblemente cuando la prenda aún esté húmeda.
  • Elastano/ Spandex: aunque se puede lavar a máquina, es recomendable evitar el agua caliente y la lejía, para que no se dañen las fibras. A no ser que la etiqueta indique lo contrario, se recomienda evitar secadora para evitar deformaciones. En cuanto a la plancha, admite planchados rápidos a temperatura media.
  • Acetato: debido a su caída, suele mezclarse con otras fibras por lo que, según la mezcla, puede desteñir. Leer la etiqueta y lavar en agua fría, sin centrifugado y por separado. Al ser una fibra débil, puede dañarse al calentarse o retorcerse. Planchar a baja temperatura y con un trapo, para mantener su brillo.
  • Tejidos de punto: por su naturaleza, debe lavarse a mano o en programa delicado, corto y en frío. Se recomienda usar jabón líquido y evitar productos agresivos. Para evitar su deformación, tender en horizontal ya que su peso puede deformar el tejido. Por el mismo motivo, se recomienda guardar doblado ya que las perchas también pueden causar deformaciones.
  • Felpa: aunque admiten altas temperaturas, se recomienda lavar por separado para evitar pérdidas de color. Así mismo, puede soltar pelusa fácilmente. Admite secadora.
  • Terciopelo: lavar en seco preferiblemente, las indicaciones en la etiqueta también pueden permitir lavadora con programas cortos, cuando no se trata de terciopelo puro. En cuanto a la plancha, es importante planchar sobre mármol, para que no deforme el propio terciopelo.
  • Cachemir: recomendable lavar a mano y en frío, con jabones neutros.  Así mismo, tender en horizontal para que no deforme y planchar a baja temperatura, con un paño como protección.
  • Popelín: al tratarse de una denominación comercial, no hace referencia a una fibra específica, sino que puede estar hecho a partir de algodón, lana, viscosa, poliéster o mezcla de tejidos. Así pues, seguiremos las indicaciones de la etiqueta o, en su defecto, según composición. Si no se tiene esta información, se recomienda lavar en frío, programa corto y delicado y con detergente neutro.

 tijeras-costura


Por favor espere...